jueves, 29 de marzo de 2012

Brigitte

Últimamente tenemos más presentes que nunca los iconos de estilo del pasado. Audrey, Katharine, Jane (más allá del emblemático bolso)... y entre otras muchas Brigitte.






Con ese chic francés y esa sensualidad de "sin querer queriendo" ha inspirado hasta a la casa Tocca para crear el perfume con su nombre.




Jengibre, ruibarbo, sándalo, azafrán... son algunas de las notas que le dan un singular carácter a esta fragancia.

¿Pero a qué olía realmente Brigitte Bardot? Pues según me han comentado mis fuentes, dos eran las fragancias que le tenían (o tienen) robado el corazón.

La primera de ellas fresca y especiada: Jicky de Guerlain.




Creada en 1889 por Aimé Guerlain (hijo del pionero Pierre-François Pascal Guerlain), se dice que en recuerdo de una joven de la que estaba enamorado en su época de estudiante. La lavanda, la vainilla, el romero, la bergamota, el haba tonka... crean una composición que sorprende aún hoy en día por su modernidad.

Pero este mítico perfume no es el único que utilizaba (o utiliza) Brigitte. En 1991 se lanzó otra esencia que la conquistó: Vent Vert de Pierre Balmail.




Algo más ligera y veraniega que la anterior las notas verdes se hacer acompañar por el jacinto, el musgo de roble, la albahaca, la bergamota o el vetiver por ejemplo. Una creación firmada por el propio Balmain y Calice Becker, creadora entre otras de la mayoría de la fragancias de la casa By Kilian.


No sé muy bien por qué, pero no me han sorprendido nada las elecciones de Brigitte. ¿A vosotros?


Besos!!

lunes, 26 de marzo de 2012

Narcisista

El sábado a la noche, de vuelta a casa, refugiada por la oscuridad y las calles desiertas, robé un narciso de un jardín. De pequeña me encantaba la flor, me parecía que se había ganado el nombre dada su belleza, pero nunca la había olido concienzudamente.




Cuando llegué a casa estaba demasiado cansada como para hacer otra cosa que dejarla encima de la mesa, pero ayer, me pasé el día oliéndola. Me ha sorprendido mucho su olor tan herbal, mucho menos dulce que la mayoría de las flores. Me recuerda a una mezcla entre hojas secas, con algo de especias y un aire licoroso.

Y aunque me lo he encontrado como nota en muchos perfumes, he investigado un poco sobre algunos de los perfumes que lo tienen como nota principal:


Le Temps d'ume Fête de Parfums de Nicolaï


Sabida es por todos ya mi fascinación por esta casa, Patricia de Nicolaï no decepciona ni con uno solo de sus lanzamientos. En este tiempo de fiesta, el narciso viene acompañado del musgo de roble, el osmanthus y el jacinto.



Fleur de Narcisse de L'Artisan Parfumeur


Creada por Anne Flipo (creadora también del Narciso de Chloé y de otros perfumes de L'Artisan Parfumeur entre los que se encuentran mi apreciado La Chasse aux Papillons) en 2006, fue la segunda fragancia de la serie harvest fragances. Más floral que la anterior, en narciso se mezcla aquí con la mimosa y el iris.



Narcisse Noir de Caron


Este clásico de 1911, fue creado por Ernest Daltroff al igual que otros muchos perfumes de la mítica casa francesa. Azahar, naranja, jazmín y almizcle son algunas de las notas que acompañan al narciso esta vez.




Ahora que conozco más el olor original, solo me queda oler los perfumes para encontrar similitudes.


Besos!!

miércoles, 21 de marzo de 2012

Oler leyendo

Estas últimas semanas han llegado a mí varias lecturas perfumísticas. 




Por raro que suene, nunca he tenido especial interés en leer sobre perfumes, pero reconozco que estoy disfrutando como una niña de estos tres libros.




El primero de ellos, un clásico, un libro que he tardado demasiado en comprar: Perfumes The Guide, escrito por Luca Turin y Tania Sanchez.




En el repasan casi todos los perfumes del mercado y los puntúan. Para que os hagáis una idea, Luca Turin sería una especie de Risto Mejide perfumístico, tampoco es que mienta, pero a veces se pasa de la rosca y destripa lo que no es tan horroroso. Pero en fin, es un referente por méritos propios.

Y ya que compraba The Guide, me animé con el libro que acaba de sacar: The little book of Perfumes. The 100 classics.




En este elige los mejores 100 perfumes de la historia, por supuesto que son los que mejor puntuación tienen en The Guide. Todavía no lo he mirado al detalle, pero espero que al menos me haya cambiado un poco las palabras.

Por si os interesan,  he comprado los dos por Ebay desde Reino Unido. Son de segunda mano y están en perfectas condiciones. Se pueden encontrar a muy buen precio si curioseas un poco.

El tercer libro ha sido un precioso regalo del perfumista y escritor Jimmy Boyd.





En él, Jimmy nos habla sobre todos los aspectos del perfume, desde la más científica y filosófica hasta la más emocional. Todo ello escrito como si te lo estuviera contando de tú a tú, en una charla distendida, en el sitio más agradable que te puedas imaginar. Sobra decir que lo estoy disfrutando enormemente y que estoy aprendiendo muchísimo.

Además Jimmy tuvo el detalle de escribirme esta bonita dedicatoria:



"A Maia, para que la esencia de la vida la perfume con conciencia"



Ya os iré contando de todo lo que vaya aprendiendo en mis lecturas.


Un beso

domingo, 18 de marzo de 2012

La cápsula del tiempo

Con el cambio de estación toca reorganizar el armario y el tocador. Quedaron atrás los tiempos en los que cambiaba radicalmente de olores con la llegada del calor, ahora soy de perfumes más neutros, pero sí que tengo algunos que son totalmente invernales. Fragancias que por su marcado carácter especiado u oriental llegan a ser demasiado en los días soleados que están por llegar. Y para qué engañarnos, porque el cuerpo está más que nunca con ganas de aire fresco y alegría.

Aunque muchos de vosotros me soléis contar que lleváis media vida con el mismo perfume, mis olores suelen ser mucho más pasajeros. De los habitantes actuales del tocador, el más antiguo lleva apenas algo más de tres años. A veces me gustaría que fueran siempre los mismos, pero al fin y al cabo también es bonito verlos evolucionar a mi mismo ritmo.




Estos días cuando he sido más consciente de que ha llegado el momento de esconder algunos frascos hasta el otoño que viene, me he dado cuenta  lo arrinconado que he tenido a uno de ellos todo este invierno. Me lo puse un poco allá por octubre, pero desde entonces nada. El cuerpo no me lo ha pedido ni una sola vez. Al darme cuenta de ello, le quité el tapón y lo olí, al momento entendí por qué se ha vuelto invisible. Ya no es yo. Ya no lo siento mío, pasó su época.

En cuanto lo olí me entró una cierta nostalgia. Me acordé de tiempos pasados. De un viernes de septiembre lluvioso, cuando quedé con mis amigas para tomar un café por el Kursaal y perfumarme con él me hizo sentir completa.

El otro día me pasó lo mismo cuando el una perfumería me encontré con un frasco que hace años fue mío. Hice el mismo ritual, olí el tapón y allí me vi, yo misma, algunos cuantos años más joven, con casi la misma gente que ahora pero todos diferentes. Me vi con ropa que hace tiempo que no me pongo, con un corte de pelo que quedó atrás y hasta con esos amagos de ahumarme los ojos que hacía.




Al final he pensado, que tampoco me importa tanto no tener olores que vayan conmigo durante toda la vida, porque esos olores que voy dejando atrás, se van convirtiendo en pequeñas cápsulas del tiempo, enterradas en algún lugar de mi memoria y que vuelven a ver la luz cada vez que se acercan a mi nariz.

Vuelvo a acordarme de días lluviosos, de risas tontas, de pañuelos perdidos, de cenas cocinadas, de brisas marinas, de atardeceres pasados y amaneceres vividos, de lugares que no volví y de hasta quien me alababa el perfume. Todo eso en un frasco que por suerte o por desgracia, ya no tiene sitio en mi tocador.


Besos!!

miércoles, 14 de marzo de 2012

Jil y Divine

El otro día Venusina me contaba en un comentario que había probado los perfumes de Divine y que el que más le gustaba era el original "Divine" porque le recordaba mucho a su perfume fetiche Jil Sander nº4. Me preguntaba si conocía algún otro perfume parecido al de Jil Sander porque lo habían reformulado y ya no tenía la misma estela.

Por desgracia no he olido nunca Jil Sander nº4 pero en cuanto leí el comentario me puse un poco de la muestra de Divine en la mano. Su salida me recordó a Madame Rochas, con el carácter aldehídico de esos perfumes que ya apenas se hacen y nos recuerdan a otra época. Aunque no nos serviría porque creo que ya lo han descatalogado e irá desapareciendo poco a poco de nuestras perfumerías. Con el tiempo, los aldehídos fueron desapareciendo y quedó un olor a nardo suave, como un susurro, diferente al resto de la mayoría de nardos que suelen decir "aquí estoy yo".

Y desde entonces llevo dándole vueltas a ver si se me ocurre algún que otro nardo suave. Podría ser La Chasse aux Papillons de L'Artisan Parfumeur, pero aunque es un nardo más ligero, sigue siendo demasiado pastoso para equipararlo con Divine.

Por eso, he decidido recurrir a las matemáticas y hacer una búsqueda según las notas. Ésta es la pirámide de Jil Sander nº4, empecemos por la búsqueda original:




Según algunas críticas, las notas predominantes son el nardo, el ylang-ylang y el melocotón. Si buscamos perfumes que tengan esas tres notas y además las tengan con un cierto protagonismo, la lista se nos reduce bastante. De hecho, nos aparece como casi único sustituto Bouquet de La Reine de Floris, aunque en este caso también está el jazmín como coprotagonista.

En cuanto a Divine, su pirámide olfativa es algo menos numerosa:




Y teniendo en cuenta que en este caso junto con el nardo las notas que más aparecen son la gardenia y el almizcle, tenemos claro candidato como posible parecido: Douglas Hannant de Robert Piguet.

A su vez, Douglas Hannant se parece mucho al emblema de Piguet Fracas, por lo que estas dos serían mis recomendaciones.





No sé si realmente serán los nardos que buscas Venusina, pero espero haberte ayudado en algo.


A veces nos parece que todos los perfumes son iguales y cuando queremos encontrar parecidos, desaparecen todas las similitudes.


Un beso,

domingo, 11 de marzo de 2012

Él

Después de verle en tantos lados últimamente, creo que ha llegado la hora de marcar territorio seriamente. Porque por mucho que os duela, yo lo vi primero.







Y lo más importante, él me vio a mí. Porque aquí la menda estuvo con él, le dio dos besos y hasta un buen achuchón. Me dijo "I know you" (habíamos coincidido unos días antes) y "you are so pretty".

Porque conociéndole como le conozco, ya tengo el regalo perfecto para nuestro siguiente encuentro: French Lover de Frederic Malle.




Porque sé que estará encantado con su olor a bosque mojado y naturaleza salvaje. Porque las notas de vetiver, angélica, musgo de roble y cedro huelen a libertad. Huelen a él mismo subido en su moto recorriendo Europa de punta a punta.




Un beso


P.D.: Si no reconocéis a Michael Fassbender en las fotos, mejor. Vosotros seguir mirando a George, Brad o al Gosling.

lunes, 5 de marzo de 2012

Los cerezos del Central Park

Los cerezos del Central Park ya están en flor aunque su mayor explosión lo vivirán la última semana de marzo.  Este año lo han hecho antes de tiempo.




Estos cerezos, fueron una parte del regalo ofrecido por Japón a Estados Unidos hace un siglo como muestra de su creciente amistad.

A los que nos quedamos soñando con pasear por debajo de ellos, no nos queda otra que hacernos con alguna vela como la nueva de Ladurée, cerrar los ojos, y dejar volar nuestra imaginación.




Besos!!



P.D.: Esta entrada se la dedico a mi querida Is, porque algún día podré ir con ella a su querida ciudad.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...