miércoles 15 de septiembre de 2010

Lindenblossom - April Aromatics

Uno de los recuerdos más gratos que tengo de mi viaje del año pasado a la República Checa es el olor de los tilos, su árbol nacional. En la mitad sur de España no abundan, pero allí están por todas partes y en verano florecen, adornándose de pequeñas flores de tonalidad entre blanca y amarilla, que caen al suelo nevando los parques y desprendiendo un olor entre alimonado, dulce y meloso. Son unas flores que también estuvieron presentes en mi infancia, ya que a veces cuando pasaba cerca de un tilo -mi padre lo llamaba en aquélla época "paniseco"- yo incluso me comía sus flores.

Este año en mis vacaciones en el sur de Francia también he podido disfrutar de los tilos en ciudades como Béziers y Toulouse.


Tilo en Béziers
La marca de perfumes naturales April Aromatics, fundada en Alemania por la perfumista Tanja Bochnig, tiene entre su línea un perfume realizado con aceite natural de flor de tilo (sobre una base de aceite de jojoba al que ha añadido notas cítricas y esencia de magnolia del Caribe). De este perfume se dice que es el aroma más realista de tilo que se puede encontrar en perfumería, y lo cierto es que se aproxima mucho al olor de los "linden blossoms" (flores de tilo).



El perfume se puede comprar en formato roll-on, totalmente orgánico, que es el que yo tengo, y próximamente también estará disponible como perfume sobre base alcohol (no aceite) en frascos vaporizadores.

Me gusta aplicármelo delicadamente en las muñecas y en el cuello. Como es habitual en perfumería natural, no es una fragancia de gran "sillage": apenas deja estela. Es muy relajante, quizás porque psicológicamente me gusta saber que miles de flores han sido recogidas para extraer de ellas su preciosa esencia de forma artesanal. El aroma del perfume es dulce pero no empalagoso, gracias a las notas cítricas que, si bien apenas se perciben, sí que rebajan lo meloso del tilo. Deduzco que la flor de magnolia le añade un toque alegre, romántico y primaveral.
De todas formas, no es fácil acostumbrar a la nariz a los perfumes 100% naturales. Se quiera o no se quiera, las moléculas de síntesis son las que cambiaron la perfumería en el siglo XX y las que la convirtieron en lo que hoy día es. Pero, no obstante, hay algo mágico e íntimo en la perfumería natural. Sus aromas son los de la propia naturaleza, sin trampa ni cartón, tan solo mezclados por una mente humana. Además, la perfumería natural nos permite beneficiarnos de las propiedades de las plantas. Concretamente el tilo tiene propiedades relajantes que combaten el insomnio, los dolores de cabeza, las migrañas y el estrés.

Cuando me pongo este perfume me siento especial, ya que tiene un aroma único y me parece, aunque suene un poco cursi, que entro más en comunión con la naturaleza, que cada vez está menos a nuestro alcance. Reconozco que no me lo pongo para agradar a los demás sino para disfrutar yo misma con esa sensación de estar paseando bajo los tilos en verano, sin dejar de vigilar a las abejas, que siempre están merodeando entre sus flores.





¡Besos!



ISA

4 comentarios:

Maia dijo...

Qué buena pinta! Cada vez disfruto más que el olor de los árboles y sus flores, me siento una privilegiada cuando paso bajo ellos y huelo, pensando que mucha gente ni se da cuenta.


Besos!!

Laura dijo...

Me gusta el aroma de los tilos. En mi antigua facultad hay un paseo bastante largo bajo tilos. Ciao, besos!

Beth Février dijo...

Mira tu correoooo!

HANNAH dijo...

Jo, yo creo que nunca he olido un perfume 100% natural. Qué ganas de olerlo se me han puesto.
Besos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...