lunes, 9 de agosto de 2010

Cruel Intentions - By Kilian

Retomo la revisión de las muestras de By Kilian con otro perfume muy popular, Cruel Intentions. Siguiendo el mismo proceso que con los anteriores, lo vaporizo en un papel secante de los que se usan en perfumería (tengo muchos en mi cofre de resinas y maderas de Osmoz) y lo analizo sin conocer sus notas.

Su salida dulce, suave, ligeramente afrutada (¿dátiles?) recuerda un poco al olor de algunas muñecas, y no tiene nada de cruel. Transcurridos unos segundos se va volviendo más gourmand, como si fuera un pastelillo árabe aromatizado con almíbar o azahar. Huele o me hace pensar también en almendras y pistachos. ¿He dicho alguna vez que me encanta el baklava?

Voy oliendo el papel intermitentemente y el olor no cambia. Un ligero matiz amaderado asoma muy tímidamente, pero no acaba de despuntar.

Si Straight to Heaven me inspiraba a tomar un licor de hierbas en una casa de montaña, Cruel Intentions me invita a unos sorbos de té y pastelillos turcos, aromatizados por flores de azahar.


Me da la impresión de que es el perfume que evoluciona más lentamente de los probados hasta ahora de By Kilian, y también es el más suave. Dejo que pasen los minutos y, aunque me gusta, ya no me atrae como en su salida. Se vuelve un olor más sintético, algo como pegamento, pero a la vez también licoroso, dulce y amaderado. Lo veo completamente unisex.

Cruel Intentions queda en las notas medias como un amaderado suave, ligeramente dulce, frutal y resinoso, pero muy diferente al intenso incienso y profundas maderas de Straight to Heaven. Y hay algo en el fondo que me recuerda a la base de algún perfume clásico (pero solo la base), como un Mitsouko o un L'Heure Bleue de Guerlain. Hay una pequeña variación media hora después y entonces llega el sándalo y otro perfume: 10 Corso Como. Digamos que Cruel Intentions evoluciona de femenino a unisex con tendencia masculina y de nuevo luego vuelve a ser femenino-unisex. Aunque ya sabéis que esto de poner género a los olores no es mi estilo, creo que resulta más sencillo de entender si lo describo así.

Cruel Intentions es un perfume, por lo tanto, de un olor agradable que dudo que a alguien pueda repeler y que yo usaría más en otoño-invierno, para estar en casa o para ir a un café o tetería.

Y ahora... ¡tachán!: ¡las notas! Se demuestra que mi sentido del olfato no mejora ^^

Notas: bergamota de Calabria, azahar, violeta, rosa Centifolia, papiro, vetiver de Tahití, madera de Guaiac, sándalo, castóreo, vainilla, almizcle, ámbar, coco y stirax.
Perfumista: Sidonie Lancesseur.

¡Besos!

ISA

2 comentarios:

  1. Como que no mejora,si menos los datiles,has dado casi en todo,seguro que yo no hubiera dado ni una,besitos.
    De una compradora compulsiva.

    ResponderSuprimir
  2. Hola guapa!

    Para mí Cruel Intentions es bastante parecida a 10 Corso Como y Tam Dao, aunque tiene algo (viendo las notas supongo que será el stirax) que no me llega a convencer. Es agradable pero me quedo antes con cualquiera de las dos anteriores.


    Besos!!

    ResponderSuprimir

¡Qué ilusión tu comentario! ¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...